Un grupo de personas acaba de salir de 40 días en una cueva sin luz del día ni relojes

extra_large-1619432927-cave.jpg


El término "autoaislamiento" se ha convertido en una parte inquietantemente común de nuestro léxico cotidiano durante el año pasado, aunque un grupo de voluntarios ha llevado el concepto a otro nivel al pasar 40 días en una cueva sin luz natural y sin contacto con el mundo exterior. Los 15 trogloditas temporales entraron en la cueva de Lombrines en Francia el 14 de marzo como parte del proyecto de investigación Deep Time, que buscaba examinar los efectos del aislamiento extremo en la fisiología y psicología humanas.

Al salir de la cueva con gafas de sol para ayudar a que sus ojos se reajustaran a la luz del día, el grupo parecía estar muy animado. Sin embargo, como era de esperar, mostraron signos de haber perdido el sentido del tiempo, y el líder del experimento Christian Clot explicó que la mayoría de los participantes creían que solo habían estado bajo tierra durante un mes.

"¡Y aquí estamos! Nos fuimos después de 40 días ... Para nosotros fue una verdadera sorpresa ", dijo Clot a Associated Press esperando que el grupo saliera de la caverna. "En nuestras cabezas, habíamos entrado en la cueva hace 30 días".

Mientras estaban dentro de la cueva, el grupo durmió en tiendas de campaña y utilizó bicicletas de pedales para generar electricidad con el fin de encender sus antorchas. No tenían teléfonos ni relojes, y tuvieron que sacar agua de un pozo a 45 metros (146 pies) bajo tierra.


Completamente aislado del Sol y sin forma de saber la hora, el grupo tuvo que confiar en sus ritmos circadianos, o relojes biológicos, para decidir cuándo comer y dormir. Mientras tanto, los investigadores utilizaron una serie de sensores para monitorear la temperatura corporal del equipo, los patrones de sueño, las interacciones sociales y las respuestas conductuales y cognitivas a su nuevo entorno. La actividad cerebral de los voluntarios también se registró antes y después de ingresar a la cueva.

Según el sitio web Deep Time, el proyecto tiene como objetivo proporcionar información importante sobre la adaptabilidad de los humanos a condiciones de vida nuevas y extremas. Esto puede incluir escenarios tales como "bases lunares ... [y] otros territorios extraterrestres", así como submarinos u otros hábitats subterráneos que pueden necesitar ser ocupados "en caso de perturbaciones climáticas graves".

Al explicar la motivación detrás del proyecto, Clot afirmó que "nuestro futuro como humanos en este planeta evolucionará", antes de agregar que "debemos aprender a comprender mejor cómo nuestros cerebros son capaces de encontrar nuevas soluciones, sea cual sea la situación".

Si bien los organizadores del proyecto afirman que el suyo es el primer estudio que mide científicamente los efectos de un aislamiento tan extremo, los 15 voluntarios están lejos de ser las primeras personas en vivir en una cueva para la ciencia. En 1962, un francés llamado Michel Siffre se convirtió en el primero en proponer la existencia de un reloj biológico tras registrar sus ciclos de sueño durante una estancia de 63 días en una cueva de los Alpes.

El descubrimiento de Siffre provocó el surgimiento de la cronobiología como un campo de investigación científica, aunque su investigación futura lo llevó a algunos lugares oscuros, literal y emocionalmente. En 1972, por ejemplo, pasó seis meses viviendo solo en una cueva en Texas, tiempo durante el cual sus ciclos de sueño se volvieron muy inestables y experimentó una depresión severa. Incluso logró electrocutar su cerebro después de que una tormenta eléctrica sobre el suelo estropeara los electrodos que estaban conectados a su cabeza para monitorear su actividad neuronal.

Afortunadamente, los voluntarios de Deep Time salieron ilesos de su experimento de 40 días, y dos tercios de los participantes dijeron que les hubiera gustado pasar un poco más de tiempo en la cueva.

Fuente: IFLS
 
Arriba